Retiro estratégico anual de GCH 2021

Los 3rd El Retiro Estratégico Anual del Centro de Ciudades de Ginebra se centró en cómo apoyar la participación de los gobiernos locales y regionales (GLR) en la Examen Periódico Universal (UPR), que proporciona un punto de entrada multilateral concreto para que los GLR interactúen directamente con los Estados.

Para ello, los participantes en el retiro debatieron primero las lecciones aprendidas en el Revisiones locales voluntarias (VLR) presentadas en el marco del mecanismo de presentación de informes sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Los VLRs constituyen un interesante precedente de la participación de los GLRs en un mecanismo multilateral dirigido/orientado por el Estado. A continuación, el retiro fomentó la reflexión colectiva sobre por qué, cuándo y cómo apoyar la participación de los GLR en el EPU.

Hubo diferentes puntos de vista sobre los paralelismos que deben establecerse entre los ODS y el EPU (los ODS se refieren a los objetivos de desarrollo, mientras que el EPU se basa en los derechos humanos, con claras obligaciones internacionales para los titulares de obligaciones) y también diversas opiniones sobre las etapas del EPU que deben ver la participación de los GLR. Sin embargo, los vínculos son también evidentes tanto en términos de procesos como de contenido (los ODS están anclados en los derechos humanos y las recomendaciones del EPU tienen importantes componentes de los ODS).

En general, todos los participantes subrayaron el valor añadido de la participación de los GLR en el EPU y la necesidad de avanzar en la 4th ciclo del EPU.

Por lo tanto, el GCH continuará trabajando en 2022 con sus socios para identificar qué grupos regionales y Estados podrían estar interesados en el tema y cómo se podría apoyar concretamente a los grupos regionales que deseen contribuir al EPU.


Introducción

El 10 de diciembre de 2021, las Ciudades de Ginebra celebraron su 3rd Retiro estratégico anual[1] para debatir cómo apoyar la participación de los gobiernos locales y regionales (GLR) en la Examen Periódico Universal (EPU). La reunión congregó a participantes de los GLR, las redes de ciudades, los Estados, las entidades de la ONU, la sociedad civil y el mundo académico, así como a expertos independientes.

El retiro constituyó un paso lógico en un proceso que comenzó con un La investigación del GCH sobre cómo los mecanismos de derechos humanos de la ONU tienen en cuenta a los GLR en su trabajo. Sin mucha sorpresa, la investigación concluyó que son pocos los mecanismos de derechos humanos que tienen en cuenta a los GLR, a pesar del evidente valor añadido que puede aportar su compromiso, dado que a menudo son ellos los que hacen realidad los derechos humanos sobre el terreno. Con esa investigación, el GCH también se dio cuenta de que nada impedía que los mecanismos de derechos humanos -incluidos los procedimientos especiales, los órganos de tratados y el EPU- se comprometieran con los GLR.

El GCH ha optado por centrarse en el EPU porque se trata de un proceso de la ONU bien estructurado y con impacto, con un seguimiento claro y un compromiso constante de los Estados. Por lo tanto, constituye un importante punto de entrada para los GLR en un proceso multilateral con sede en Ginebra donde pueden interactuar directamente con los Estados y ser vistos por ellos.

El principal objetivo del retiro fue desentrañar lo que significa "involucrar" a los GLR en el EPU, un mecanismo dirigido/orientado por el Estado. Para ello, la reunión se dividió en dos partes. En primer lugar, se debatieron las lecciones aprendidas de los Exámenes Locales Voluntarios (VLR) presentados por los GLR en el marco del mecanismo de presentación de informes de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En segundo lugar, el retiro fomentó la reflexión colectiva sobre por qué, cuándo y cómo apoyar la participación de los GLR en el EPU.  

  1. Sacar lecciones de la experiencia de los VLR

Cada año, los Grupos de Acción Local son más numerosos para presentar VLRs[2]junto con los Exámenes Nacionales Voluntarios (VNR) presentados por los Estados. Las Comisiones Económicas Regionales de las Naciones Unidas, que prestan asistencia a numerosas ciudades en la aplicación de los ODS, también apoyan a los GLR que desean presentar las RNV, por ejemplo mediante la elaboración de directrices. De este proceso se han extraído varias lecciones:

  • Los VLR son sólo la "punta del iceberg", ya que son el resultado de un complejo y largo proceso (la duración varía considerablemente: entre 6 y 9 meses, hasta 24 meses o sólo 3 meses en algunos casos) que implican a muchas partes interesadas y se utilizan para sensibilizar, localizar y realizar los ODS. Sin embargo, una vez que las estructuras están establecidas, pueden utilizarse para otros procesos, como el EPU.
  • Los VLRs constituyen un elemento concreto herramientas para promover la transparencia y la responsabilidad de LRG en su territorio. También son una herramienta para mejorar la gobernanza dentro de una administración al aclarar quién hace qué.
  • Los VLR constituyen herramientas políticas para dar cabida a los GLR en un escenario internacional liderado por los Estados y para demostrar en ocasiones que los GLR van por delante de sus gobiernos nacionales en relación con la consecución de los ODS. Las RLV también ayudan a conectar a las ciudades entre sí y a intercambiar experiencias.
  • Los VLRs facilitan gobernanza participativa porque las comunidades locales, incluidos los grupos en situación de vulnerabilidad, pueden participar en todo el proceso. Se subrayó que la participación de un amplio abanico de actores contribuye a la solidez de las RLV.   
  • Soporte de VLRs integración vertical y horizontal de diversos actores y temas y, por tanto, favorecen la colaboración intersectorial y de múltiples partes interesadas a nivel local, pero también entre los niveles local y nacional. En este sentido, las RLV contribuyen a abrir la puerta a los GLR para que se comprometan con la administración nacional.  
  • Soporte de VLRs recogida de datos a nivel local y así ayudar a desarrollar las capacidades de los GLR, dada la complejidad del proceso. También se mencionó que los datos contenidos en los VLR ya incluyen o deberían incluir datos relevantes sobre derechos humanos.

Estas lecciones deben tenerse en cuenta a la hora de apoyar la participación de los GLR en el EPU. Sin embargo, también se destacó que los procesos de los ODS y del EPU son diferentes. En primer lugar, el proceso de presentación de informes de los ODS no implica un mecanismo estructurado de revisión por pares con seguimiento como el EPU. Por lo tanto, los VLR no se benefician de una visibilidad suficiente y el seguimiento no está garantizado. Además, mientras que uno se refiere a los objetivos de desarrollo, el otro se basa en los derechos humanos, con claras obligaciones internacionales para los titulares de obligaciones y la rendición de cuentas que se debe mantener. Por ello, algunos participantes advirtieron del peligro de comparar los procesos internacionales y sugirieron centrarse en las fases de preparación y aplicación a nivel nacional y en el papel de los GLR en ese contexto.

  1. Participación de los GLR en el EPU                 

Para desentrañar el significado del "compromiso de los GLR" en el EPU, el GCH planteó preguntas específicas para guiar los debates. La experiencia de los GLR con los RLV (véase más arriba) y las perspectivas de los participantes permitieron aportar elementos de respuesta a esas preguntas.

  • POR QUÉ ¿Los GLR participarían en el EPU? y por qué los Estados aceptarían y/o apoyarían ese compromiso son cuestiones fundamentales. Se plantearon varios puntos en relación con:
    • el importante papel que desempeñan los grupos de acción local en la aplicación de los derechos humanosEn particular, cuando se trata de derechos económicos, sociales y culturales:
      • Desde el punto de vista de los Estados examinados en el EPU, la participación de los GLR podría permitirles promover los conceptos de "localización de los derechos humanos" y "eficacia de la aplicación por parte de los GLR".
      • Desde la perspectiva de los GLR, la participación en el EPU ayuda a promover sus propias iniciativas y políticas de derechos humanos (que a veces pueden ir por delante de las nacionales), a movilizar y educar a las comunidades locales a través de un proceso participativo y también a proporcionar una herramienta para la rendición de cuentas a nivel local. Además, la participación en el EPU permite a los GLR ejercer presión sobre sus autoridades nacionales en relación con los derechos humanos. Un participante se refirió a una estrategia de "sándwich" o "hamburguesa", con la presión internacional en la parte superior, las comunidades locales presionando por debajo y las autoridades nacionales en el medio.
    • La UPR como herramienta política para que los GLR tengan más visibilidad tanto a nivel internacional (incluso a través de intercambios entre pares con otras ciudades) como a nivel nacional (al igual que en el caso de los RLV, el EPU puede apoyar la integración vertical y horizontal de diversos actores y temas). La mayor participación de los GLR en el EPU contribuye ciertamente a la aplicación de las recomendaciones de la Agenda Común del Secretario General de las Naciones Unidas y a garantizar que los GLR no permanezcan siempre en la periferia del multilateralismo de las Naciones Unidas.
  • En cuanto a CUANDO es un buen momento para impulsar la participación de los GLR en el EPUla respuesta fue muy clara: es ahora, a tiempo para el inicio del EPU 4th (octubre de 2022) que se centrará en la aplicación. Mientras que los Estados tienen que presentar sus informes antes de julio de 2022, las partes interesadas tendrán que presentar sus informes antes del 31 de marzo de 2022. Por lo tanto, no hay que perder la oportunidad de involucrar a los GLR en el EPU, durante el proceso preparatorio, pero también durante y después de los propios exámenes del EPU.
  • OMS ¿deben participar en el EPU? ¿Todos los GLR interesados o una selección de ellos para cada Estado miembro? En caso afirmativo, ¿qué GLRs y en base a qué criterios? ¿Cuál debería ser el papel de las redes internacionales/nacionales de ciudades a este respecto? Estas cuestiones no se abordaron durante el debate. Aunque son importantes, el hecho de no responder a ellas en esta fase no impide que los GLR participen en el EPU, dado que la participación es voluntaria, al igual que la de los GLR.
  • DONDE ¿deben participar los GLR en relación con el EPU? ¿En los procesos preparatorios a nivel nacional? A nivel internacional durante el EPU que tiene lugar en Ginebra? Durante el evento se compartieron opiniones opuestas. Mientras que algunos se mostraron a favor de la participación de los GLR sólo durante las fases de preparación e implementación, es decir, a nivel nacional, otros mencionaron que involucrar a los GLR a nivel internacional en Ginebra ayuda a aumentar el reconocimiento de los GLR de la importancia del EPU y puede reforzar las conexiones de los movimientos locales con los funcionarios locales y nacionales en torno al EPU, y los derechos humanos en general.
  • CÓMO ¿proceder concretamente a apoyar la participación de los GLR en el EPU inmediatamente y a largo plazo? En esta pregunta se incluyen muchos puntos, como el estatus de los GLR en el EPU, la aportación escrita que pueden proporcionar por sí mismos o como parte de una aportación de otros actores, el contenido de dicha aportación, las recomendaciones del EPU que deben abordarse, etc. Durante el retiro, algunos participantes compartieron sus propias experiencias relacionadas con la participación de los GLR en el EPU de sus respectivos Estados y se subrayaron los puntos siguientes:
    • Se han propuesto varias vías para la participación de los GLR en el EPU:
      • Durante los procesos de consulta nacional dirigidos por los Estados: Los GLR podrían hacer aportaciones directas al informe nacional del Estado examinado y/o participar en los trabajos del Mecanismos nacionales de información y seguimiento (NMRF), en particular en relación con los planes de acción y/o aplicación del NMRF. O también podrían presentar su propio informe.
      • Aportando información al informe de revisión intermedia del Estado o de otras partes interesadas y presentando su propio informe de revisión intermedia.
      • Al ser incluido en la delegación nacional que presenta el informe del EPU.
      • Interviniendo durante las sesiones del Consejo de Derechos Humanos en el punto 5 del orden del día en el que se debaten todos los exámenes de los Estados en sesión plenaria.
    • En cuanto al contenido de las aportaciones de los GLR al EPU, se sugirió que centrarse en los derechos económicos, sociales y culturales sería un buen comienzo, dado el destacado papel que desempeñan los GLR en este ámbito.
    • Se subrayó que algunos GLR necesitarían el apoyo de varias organizaciones, como la OACDH, ONU-Hábitat o las Comisiones Económicas Regionales de la ONU, para poder participar en un proceso multilateral tan complejo como el EPU. 
  • Por último, la cuestión de CUÁNTO El coste de la participación de los GLR no se discutió durante el retiro. No se esperaba que se presentaran cifras específicas, sino que se discutiera el proceso para asegurar que los GLR obtuvieran los recursos adecuados para participar en el EPU.  

Conclusión:

Todos los participantes estuvieron de acuerdo en la importancia y la relevancia de involucrar a los GLR en el EPU, en particular en vista de su próximo 4th El ciclo se centró en la aplicación. Aunque hubo diferentes opiniones sobre los paralelismos que deben establecerse entre los ODS y el EPU (objetivos de desarrollo frente a derechos humanos), también existen vínculos evidentes. Los ODS están anclados en los derechos humanos y las recomendaciones del EPU tienen importantes componentes de los ODS, como lo demuestra el Explorador de datos sobre derechos humanosque ayudan a visualizar las conexiones entre las recomendaciones de derechos humanos para los países individuales y los objetivos y metas de la Agenda 2030. Por lo tanto, basarse en el proceso de presentación de informes de los ODS y en el contenido generado por los informes de seguimiento es valioso para apoyar mejor la participación de los grupos de derechos humanos en el EPU. Además, una mayor participación de los GLR en el EPU -un proceso de revisión por pares bien estructurado y con un seguimiento claro- puede ayudar a arrojar más luz y dar más visibilidad al contenido relacionado con los derechos humanos de los RLV.

Por lo tanto, el GCH continuará trabajando en 2022 con sus socios para identificar qué grupos regionales y Estados podrían estar interesados en el tema y cómo los socios internacionales podrían apoyar concretamente a los grupos regionales que deseen contribuir al EPU.


[1] Desde su creación, el GCH ha celebrado retiros estratégicos anuales. En 2019, el retiro se centró en la visión y el mandato general del GCH y, en 2020, se reflexionó sobre el papel de los gobiernos locales y regionales (GLR) en el multilateralismo y cómo podría mejorarse, incluso en el ámbito de los derechos humanos. Estos retiros han contribuido en gran medida a dar forma a la estrategia del GCH, gracias a la colaboración y el apoyo de los socios, incluidos los fundadores y donantes del GCH, las agencias de la ONU -en particular Hábitat y la CEPE-, los representantes de los GLR, los diplomáticos, las redes de ciudades y el mundo académico.

[2] Se observó que, además de las VLR, las asociaciones nacionales de LRG también han empezado a presentar Revisiones Subnacionales Voluntarias (VSR) que son "procesos de elaboración de informes subnacionales ascendentes en todo el país que proporcionen análisis exhaustivos y profundos de los correspondientes entornos nacionales para la localización de los ODS". Más información sobre Página web de CGLU.

AnteriormenteRetiro anual 2021 del Geneva Cities Hub Próxima publicaciónLas ciudades y las negociaciones de la COP26