Las ciudades y las negociaciones de la COP26

Las ciudades se encuentran entre las mayores fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático, pero también son las más afectadas por él. Mucho depende de cómo se planifiquen, construyan y utilicen la energía para que la gente pueda vivir, moverse y prosperar. Para muchas ciudades y gobiernos locales y regionales, la lucha contra el cambio climático se ha convertido en el centro y el motor de su acción municipal. Como resultado, muchas se han movilizado, incluso a través de sus redes de ciudades, a nivel multilateral y han participado en la COP26 sobre el cambio climáticoGlasgow, Reino Unido (del 31 de octubre al 12 de noviembre de 2021).

El objetivo del evento organizado por el Geneva Cities Hub, en colaboración con el Red Ambiental de GinebraEl objetivo era examinar cómo las ciudades habían traducido concretamente su compromiso con el cambio climático durante la COP26 y si habían conseguido influir en las negociaciones intergubernamentales que dieron lugar a la Pacto Climático de Glasgow.

En el acto intervinieron: Yunus Arikan (Director de Promoción Mundial, ICLEI), Luis Alfonso de Alba (ex enviado especial de la ONU para la Cumbre de Acción Climática 2019), Angus Millar (Consejero, Ayuntamiento de Glasgow) y Agathe Cavicchioli (Jefa de la Sección de Defensa, C40).

Los gobiernos locales y las autoridades municipales (LGMA) forman parte del 9 grandes grupos del medio ambiente y los procesos relacionados con el clima desde 1995. Sin embargo, no se les consideró realmente como socios hasta el Acuerdos de París reconocido "la importancia del compromiso de todos los niveles de gobierno [...] para abordar el cambio climático".[1]

Yunus Arikan afirmó que "La COP26 fue un logro notable, porque abrió una ventana para que la LGMA se colara en el Pacto Climático de Glasgow, que va más allá de los Acuerdos de París ". El preámbulo del "Pacto Climático de Glasgow" destaca "la urgente necesidad de una acción multinivel y de cooperación", reconoce "el importante papel que desempeñan las partes interesadas que no son Partes, incluidos [...] los gobiernos locales y regionales [...] para contribuir al progreso hacia el objetivo de la [CMNUCC] y las metas de los acuerdos de París" e incluye otras referencias a las dimensiones e impactos locales y regionales del cambio climático.

La participación de más de 400 GLR en la COP26 y su compromiso activo a través de declaraciones, actos paralelos, diversas reuniones e iniciativas dirigidas por las ciudades, así como numerosas sesiones informativas y debates en la Pabellón de acción multinivel (coordinado por ICLEI), contribuyó sin duda a este buen resultado. El C40 también ha impulsado la acción de las ciudades antes y durante la COP, demostrando cómo las ciudades están liderando la adopción de medidas basadas en la ciencia en sectores de gran impacto -como los edificios y el transporte- y, por tanto, contribuyendo a la ambición de 1,5 °C.

Aunque el resultado negociado de la COP26 es fundamental, Agathe Cavicchioli recordó que "Las ciudades tienen un papel crucial más allá de las salas de negociación y las COP ofrecen oportunidades para que las ciudades y los socios se unan en torno a objetivos compartidos". Muchas iniciativas dirigidas por las ciudades contribuyen a la aplicación de los Acuerdos de París, como el Carrera de las ciudades hacia el cerodonde más de mil ciudades se comprometen a reducir las emisiones a la mitad para 2030. En conjunto, el potencial de emisiones de gases de efecto invernadero asciende a los 5th la mayor economía del mundo   

En nombre de la ciudad anfitriona de la COP26, que utilizó su poder de convocatoria para dar un buen tono a las negociaciones intergubernamentales y mostrar su trabajo en los ámbitos del medio ambiente y el cambio climático, Angus Millar dijo: "la principal lección aprendida de la COP26 es que la fuerza de los números importa. Las ciudades que hablan con una voz común tienen una oportunidad real de hacer valer su importancia y luchar por la justicia climática y social". Por ello, durante la COP26, la ciudad de Glasgow aprovechó la presencia de numerosos líderes urbanos para desarrollar asociaciones y colaboraciones con otras ciudades para cumplir las promesas hechas por los Estados.

En general, las ciudades desempeñaron un papel importante y fueron capaces de movilizarse colectivamente para influir en las negociaciones y en los resultados de la COP26. Dicho esto, es necesario hacer más para mejorar la participación de las ciudades y los GLR en las COP relacionadas con el clima. Como dijo Luis Alfonso de Alba "No se puede permitir que un alcalde sea tratado como un observador en la COP. Los alcaldes suelen tener grandes responsabilidades en la reducción de emisiones y la adaptación al cambio climático.". Dado que los resultados de las COP se basan en el mínimo común denominador y se rigen por la regla del consenso, De Alba subrayó la necesidad de que los GLR vayan más allá de las COP, desarrollen sus propios planes y se estimulen a través de la "competencia positiva".

En cuanto a la cuestión de las COP en general, De Alba también hizo un llamamiento a la necesidad de construir un consenso político al más alto nivel posible. El cambio climático no debe tratarse desde un punto de vista técnico, ya que para abordarlo es necesario un cambio fundamental en nuestra forma de vivir, producir y consumir. Por ello, en las negociaciones de la COP deben participar todas las partes interesadas, desde los Jefes de Estado hasta los distintos ministerios, la sociedad civil, el sector privado y, obviamente, los gobiernos locales y regionales, que pueden contribuir al objetivo de 1,5°C.

De cara al futuro, los GLR tendrán que seguir participando con vistas a la COP27 (7-18 de noviembre de 2022, Sharm El-Sheikh, Egipto), en particular reforzando la narrativa en torno a la acción multinivel y el hecho de que la colaboración entre todos los niveles de gobierno acelera la acción climática. En particular, se pide a los GLR que establezcan un puente entre las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (CDN) y los planes de acción climática, compromisos y contribuciones locales y regionales. Además, podrían incluso presentar contribuciones determinadas a nivel regional y local que incluyan sus compromisos y logros en materia de reducción de emisiones. Esto complementaría las NDCs y estimularía la competencia positiva entre los LRGs, pero también entre los Estados y los LRGs, ¡que es lo que necesitamos para alcanzar la ambición de 1,5°C!


[1] Además, la decisión de la Conferencia de las Partes que adoptó el acuerdo de París (Decisión 1/CP.21, preámbulo §15 y párrafo operativo 133) reconoció a las ciudades y otras autoridades subnacionales como partes interesadas no pertenecientes a las Partes con las que cooperar para movilizar una acción climática más fuerte y ambiciosa, y acogió con satisfacción sus esfuerzos para abordar y responder al cambio climático.             

AnteriormenteRetiro estratégico anual de GCH 2021 Próxima publicaciónLa trampa de los plásticos: ¿qué pasa con las ciudades en las negociaciones interestatales?